martes, 16 de enero de 2018

DOUGLAS BRONS (SOULSCRIPTED) 2017 Review




Genre: CCM, Soft Rock, West Coast

Tracklist
01 - Dance 
02 - I Believe 
03 - Run Right In To You 
04 - The Best Of Me 
05 - Vacant Heart 
06 - You Came Back 
07 - I'll Take It All 
08 - Time To Pray 
09 - Fall Appart 
10 - No Way Out 
11 - What I Can Do For You 


Musics: 

Doug Brons : Keyboards & Lead vocals
Tom Hemby : Guitar, Bass, Keyboards, Horn & Percussion Arrangements
Mark Douthit : Saxophone
Chris Rodriguez, Kim Fleming & Vicki Hampton : Background vocals

Bill Champlin : Lead & Background vocals
Michael Omartian : Orchestral Arrangements, Piano & String Arrangements
Gary Lunn : Fretless Bass
Briana Tyson : Vocals
Ron Hemby : Outro Vocals
Skip Cleavinger : Uilleann Pipes & Bagpipes
Amy Grant : Vocals
John Schmitt : Vocals



Con la esencia de los grandes discos dentro del género CCM (Contemporary Christian music), del cual cabe citar a artistas de renombre como Steve Archer, Bob Carlisle, Michael O´brien, nos llega “Soulscripted, del músico Californiano, Douglas Brons.

Estilo musical del cual siempre me declare un gran admirador y seguidor y que fusionaba con un gran acierto el góspel, como sabéis un género con connotaciones religiosas en sus letras y que para darle una mayor apertura y tener un mercado más amplio, lo fusionarían con diferentes sonidos modernos, es como se podría definir este estilo, del cual tienen sus propios sellos discográficos y hasta que poseen un apartado propio en los premios Grammy, cabe resaltar las grandes producciones con las que cuenta este estilo y que siempre contaba con los mejores músicos de estudio del momento.

“Soulscripted”, nos reconforta con lo mejor de esos años de nuevo y nos devuelve a su época dorada, y que perfectamente podía haberse grabado en la década de los 80/90, ya que una buena parte de esos músicos tiene una presencia en este disco, como es el caso del afamado productor Michael Omartian (Christopher Cross, Richard Marx), músico, compositor y productor y que ha dejado su impronta en grandes discos y que particularmente citaría uno que está dentro de esos álbumes que uno se llevaría a una isla desierta como es Kurt Howell, del que tengo un enorme cariño. 

Omartian aparece en dos cortes de este álbum ” The Best Of Me” , “I'll Take It All”, dos majestuosas baladas pero si tengo que elegir una me quedaria con “Ill take it night”, por esa maravillosa introducción del maestro Omartian, Dough pertenece a esa escuela de vocalista muy en la línea de los artistas mencionados con anterioridad como son Bob Carlisle, Michael O´brien y del cual añadiría también al conocido Michael W. Smith, esa voz desgarradora con tanta fuerza y sentimiento que destilan las hace únicas.



Otra de las grandes regresos que contiene este disco es el tándem que formaron las grandes vocalistas, Chris Rodríguez y Vicky Hampton, no había disco de rock cristiano donde no aparecerían sus armoniosas voces, acompañadas también por Kim Fleming (Michael Jackson, Billy Joel, Michael Bolton ,Vince Gill), le dan la nota de color al disco, ese buen hacer no lo encontramos en piezas claves de ese sonido góspel como el tema que abre el álbum “Dance”, gran trabajo el que hacen estas veteranas cantantes en todo el álbum, al igual que el gran trabajo que desempeña otro de los grandes músicos de estudio por excelencia como es el saxofonista Mark Douthit (David Foster, , Michael McDonald), que le aporta ese sonido west al disco.

Dentro de las grandes colaboraciones que nos encontramos dentro de este “Soulscripte” nos encontramos con dos grandes conocidos y grandes vocalistas como son Bill Champlin (Chicago) y la gran embajadora dentro de este estilo como es Amy Grant, interpretando dos grandísimos dúos, el primero sería el single de presentación “I believe”, con la gran voz del legendario y carismático Bill Champlin, una canción que derrocha mucha fuerza y energía y que fue su carta de presentación.

“No Way Out”, con la gran Amy Grant, la voz de Amy siempre tiene esa profundidad que la hace única a la hora de interpretar este tipo de baladas con cierto tono espiritual y que se mueve dentro del sonido góspel o música más evangélica, no por su potencia como sería el caso de las grandes cantantes negras, pero si por la dulzura a la hora de interpretar dicho estilo.




Si algo define este disco es el ambiente relajado que se respira en cada canción y prueba de ellos los tenemos en “Run Right In To You”, con una perfección desarrollada en cada nota del cual nos hace degustar en pequeños sorbos para no perder su esencia, el mismo sentimiento nos producen los cortes “Vacant Heart”, “Time To Pray”, del cual nos encontramos con la calidad tan grande que nos encontramos en todo el disco.
Entre las numerosas colaboraciones nos encontramos con John Schilitt de la clásica banda de Hard rock melódico Petra, cerrando el disco con otro de los dúos que nos encontramos en este álbum y con la canción compuesta por Michael & Stormie Omartian, “What I Can Do For You”. 
Según palabras del propio Doug Brans, este disco le devolvió a la música creyendo que ya tenía la ventada cerrada, opino que esta ventana está más abierta que nunca y que le queda mucho que aportarnos todavía y espero seguir disfrutando de tan grandes obras como esta.

Highly Recommended

Redactor: Juan Antonio Sanchez









Image and video hosting by TinyPic

TASTE “WE ARE BACK” 2018 Review






5 de Enero de 2018

Tracklist:

01 - We Are Back
02 - Back To The Future
03 - Our Dreams
04 - Cry For Love
05 - Dont Give Up
06 - Stay
07 - My Rose
08 - Danger Games
09 - Doesnt Feel Like Love
10 - In My Arms (Tonight)
11 - The One
12 - Fallen Angel

Band:

Christoffer Borg - Vocals, Guitar, Keyboards, Bass
Felix Borg - Drums, Guitar, Percussion, Keyboards, Bass


“80´s mon amour”

Vuelta a los ruedos de esta banda formada por los hermanos Christopher y Felix Borg (ambos Ex Art Nation) que ya nos sorprendieron con su debut en 2013 en un disco muy fresco y con toneladas de teclados que rememoraban los años 80 pero con una producción algo justita (que aún así descansa en mi discografía con muchísimo gusto ya que llamó mi atención en su momento) y que aquí vuelven a editarlo añadiendo un tema para intentar acercarse al público que no les prestó atención con anterioridad. El caso es que fue un disco que pasó bastante desapercibido entre la parroquia melódica y que supuso un viento fresco que nos sacudió en su momento aunque con esos peros que esperemos hayan subsanado en este nuevo lanzamiento que nos disponemos a destripar sin más dilación.

Para comenzar nada mejor que con la canción que da título al álbum “We are back” en donde esa esencia añeja nos transporta irremediablemente a nuestra época dorada en donde los teclados campaban a sus anchas inundando cualquier tema que se preciara y adornando cada nota que flotaba en el ambiente. El tema lleva el tempo de entonces pero quizás, por buscarle un fallo, debería tener un estribillo más demoledor que consiga que no me lo quite de la cabeza, aún así es bueno saber que aún hay grupos que consiguen rescatar el adolescente que hay en mí y que disfrutaba con cada disco que compraba pensando que iba a escuchar algo como lo que nos ofrecen.



Los sintetizadores ejercen de cicerones en “Back to the future” que podría considerarse un intro que enlaza con “Our dreams” un tema donde el estribillo sí destaca y hace que el empaque con la canción adquiera ya el nexo perfecto y solapen de tal forma que el conjunto sea de un agradable olor que abra nuestras fosas nasales a tope y cerremos nuestros ojos con el fin de poder trasportarrnos a nuestro salón con esa caja enorme llamada televisión en donde, de cuando en cuando, podíamos disfrutar de algún video extraído de la cadena VH1 que hacía emerger nuevas sensaciones desde nuestras entrañas.

Le sigue “Cry for love” que me encantó en su momento ya que el tema va in crescendo a medida que avanza para finalizar con un estribillo fantástico en donde conjuga voces y coros a la perfección y un colchón de teclados abrumador y que hace que sea uno de los temas a los cuales le tengo más cariño y que escuché varias veces en mi coche.

Y el zenit en mi caso llegó con “Don´t give up” cuyo inicio a los Europe del Halfway to heaven me entusiasma y ese teclado de fondo me despierta del letargo y hace que mis pies comiencen a seguir el ritmo que marca la batería a la par que mi cuerpo comienza a contornearse y a disfrutar con cada nota que penetra en mi canal auditivo y se sumerge en la materia gris de mi cerebro. Tema fantástico que debéis disfrutar y que empata con el que para mí es el mejor.

Y ese no es otro que “Stay” en donde “endurecen” algo el sonido gracias a unas guitarras algo más activas a pesar de que es el teclado el que sostiene el tema una vez más. Ese estribillo con el teclado acariciándolo y meciéndolo es de primera y merece ser destacado sobremanera porque no hago más que darle al review una y otra vez con el fin de que se grabe a fuego en mi mente y no me abandone ya que merece ser recordado.

Tras esta explosión llega “My rose” que es un tema que comienza como balada para luego transformarse en un medio tiempo, lo cual permite disfrutar de la elegancia de este sonido ochentero en su plenitud aunque con la rémora, de nuevo, de esa falta de punch en el estribillo para dejarnos noqueados y con cara de asombro.

“Danger games” nos demuestra que cuando uno se pone a intentar rememorar esos sonidos añejos unas veces se consigue y otras veces se queda uno a medias. El tema transcurre con buenas sensaciones desde el inicio pero el puente hacia el estribillo es demasiado inestable y patina un poco a cada paso que dan pero se les puede obviar porque la intención es buena y el tema destaca en su globalidad.

Y sin que nos demos cuenta “Doesn´t feel like love” comienza a sonar por la habitación con un agradable sonido de esa batería que me huele a presintonizada en muchas partes (quizás me pueda confundir no digo que no) pero que me encanta ese sonido que deja cuando suena como si tuviera eco y el teclado con unas pocas notas metidas pero que encajan como un guante tras el estribillo. Un tema que parece que no es gran cosa pero si le das unas vueltas veréis que está bastante bien horneado.

Mis ojos como platos con la batería del inicio de “In my arms (tonight)” en otro medio tiempo pero que llegados a este punto me da por recordar alguno de los temas anteriores y salvo 2 ó 3 el resto son muy similares y aunque lo disfruto no consigo asentarlos en mi cabeza lo que da lugar a que sea un plato que me gusta y disfruto en su momento pero me falta algo más que me sacie del todo. Otro tema bastante fácil que nos entre y nos plazca.

La balada por llamarla de alguna manera recae en “The one” pero es un poco extraña porque deambula en un terreno un poco pantanoso y a cada paso firme le sigue otro resbaladizo que hace que no consiga que el camino que quiere que sigamos sea sólido y en cambio siembra dudas que hasta ahora no había tenido a lo largo de este trabajo. Quizás de las más flojas e inconexas del cd.

Cierran con “Fallen Angel” y menos mal porque haber cerrado con la anterior me hubiera dejado un regustillo amargo. Medio tiempo muy bien ejecutado y que resume a la perfección lo que nos quiere transmitir el disco en su totalidad y que no es otra cosa que toneladas de teclados y melodía con un añadido guitarrero en la mayoría de los temas y una batería chispeante.

En resumen un disco que ya tenía muy trillado pero que he intentado describíroslo como si fuera uno nuevo que acabara de salir del horno. En general es un buen disco con canciones gloriosas y otras a las que les falta un poquito de pulido pero que deberíais darle una escucha y los apasionados de este sonido, entre los que me incluyo, tenerlo en vuestras estanterías y apoyar un poco la escena musical. 

Recommended.

Redactor: Manuel García. 



Image and video hosting by TinyPic

LIONE - CONTI Frontiers 2018 Review






Frontiers Music s.r.l. 26 de enero de 2018


Tracklist:

Ascension
Outcome
You’re Falling
Somebody Else
Misbeliever
Destruction Show
Glories
Truth
Gravity
Crosswinds

Band:

Fabio Lione – lead vocals
Alessandro Conti – lead vocals
Marco Lanciotti – drums
Filippo Martignano – keyboards
Simone Mularoni – guitars, bass


“Powerful voices with many extraordinary effects and instrumentation”



Proyecto entre dos soberbios cantantes como son Alessandro Conti (Trick or treat) y uno de mis favoritos desde hace tiempo y que no es otro que Fabio Lione (Rhapsody) los cuales aúnan fuerzas para, bajo la batuta de nada menos que Simone Mularoni (DGM), dar lugar a un álbum que sea la respuesta italiana a ese proyecto donde las leyendas Allen y Lande daban rienda suelta a un enfrentamiento vocal soberbio.

La magia vocal e instrumental abre “Ascension” que recuerda a esa horna de grupos italianos que salieron a la par con un sonido característico que queda reflejado en este tema donde se introducen elementos progresivos para dar una mezcolanza digna de los grandes catadores de productos sabrosos. El juego vocal es sensacional y mi endiosado Mularoni le mete encima un solo y elementos que agrandan el tema y hace que desconecte y ponga el reproductor en repeat unas cuantas veces antes de poder seguir con el siguiente porque necesito sumergirme y ver todos los tesoros que tiene ocultos.

“Outcome” es puro inicio como los grandiosos DGM (menudo último disco han sacado) y lleno de energía y con un plus de velocidad endiablado que unido a otra demostración vocal hace que mi cabeza no pare de hacer headbanging al ritmo que marca cada nota que sale por cada vía de los altavoces del salón. Quizás sea el tema que más se me parece a los discos hechos por los otros cantantes que he nombrado al principio ya que la armonía y melodía musical van de la mano, sólo que aquí los arreglos y el desarrollo es algo más endurecido e incluso con trazas de progresivo.

Qué gran intro épica para comenzar “You´re falling” con una atmósfera melancólica y depresiva que nos sumerge en una espiral de recuerdos grandiosos ya que hay fases en donde me recuerdan a mis añorados Queenrÿche en sus comienzos donde cada canción era una oda al buen gusto y a la experimentación. Una pena que luego la canción entre en una dinámica en donde se desvanece esa magia en pos de un montón de ideas inconexas o a las que no encuentro un nexo claro y que me hacen evadirme de lo que realmente estoy intentando transmitiros al escucharlo.

Pero como no podía ser de otra manera sé que lo pueden hacer muchísimo mejor y no desespero. El breve espacio entre temas no hace más que darme la razón ya que “Somebody else” es toda una declaración de intenciones de cómo ambos saben interpretar a la perfección su papel en un duelo dónde las voces toman el total protagonismo y se “enfrentan” de una manera magnífica sólo con un ligero acompañamiento para que se luzcan y se coman el tema de cabo a rabo de forma maravillosa. Qué bonito es ponerse los auriculares y volver a oírlo abstrayéndose de lo que te rodea.

La épica vuelve con “Missbeliever” y es aquí donde se mueven como pez en el agua ya que este estilo se amolda más a las voces que poseen y adoptan tonalidades más variopintas llegando incluso a parecerse a numerosos temas de Kamelot, tanto que si lo cuelan en alguno de sus discos seguro que ni lo apreciamos. Personalmente estos temas son los que me gusta destacar ya que vocalmente están muy bien tratados pero es que además son un deleite instrumental por lo que el pack completo es digno de mis elogios.

Un halo de misterio se cierne con “Destruction show” en donde la narración adquiere más protagonismo y evita el jugar con ascenso y descenso de tonalidades en pos de coger una velocidad crucero de la que no moverse hasta el final lo que le penaliza en cierta manera ya que te acostumbras a cómo viene desde el inicio y no te sorprende ni abres la boca con sorpresa. Es un tema que no está mal pero con poco más que aportar al conjunto.

El otro punto que faltaba es el más power-metalero y “Glories” da buena cuenta de ello con un ritmo bastante acelerado pero sin perder de vista la melodía y el juego vocal al que nos vienen acostumbrando pero jugando a ser Helloween y similares donde la pausa no está permitida ni el pausar para ir al baño, uno se aguanta hasta el final como sea porque nos tienen “castigados” con tan inusual potencia.

Y llega una de mis favoritas que no es otra que “Truth” que parece una canción en la que cante Kiske por la entonación que cogen a veces y que refuerza el posicionamiento de estos dos auténticos monstruos con esas grandes dotes vocales. El tema es toda una declaración de cómo se debe jugar con la melodía conjugándola con una instrumentación descomunal y unas voces metidas con suavidad y en su punto exacto para que el regalo quede perfectamente empaquetado para nuestro disfrute. Genial.

“Gravity” me vuelve a sonar a Kamelot un montón y cómo es otro de los grupos que me encantan pues estoy gozando como un niño con una piruleta en forma de cd, la cual a cada lametazo emerge un cúmulo de sensaciones placenteras que hace que se deslice una sonrisa en la comisura de mis labios y un hilo de baba descienda por su extremo. 

Cierran con “Crosswinds” y con un tema que sigue la senda marcada a lo largo del album y de la que no se han apartado más que para hacer un “sólo” vocal y poco más por lo que he podido disfrutar desde el inicio hasta el final.

En resumen un disco no apto para corazones débiles y para aquellos que gusten de engullir disco tras disco sin pararse a ver qué ocultan; pero que es ideal para uso y disfrute de aquellos a los que nos encanta descubrir a dos portentos vocales unidos en un solo disco y con unos arreglos e instrumentación de gran altura.

Highly recommended
Redactor: Manuel García


Image and video hosting by TinyPic

AMMUNITION “AMUNITION” Frontiers 2018 Review





Frontiers Music s.r.l. 26 de enero

Tracklist:

1. Time
2. Freedom Finder
3. Virtual Reality Boy
4. Guns Ho (I Told You So)
5. Eye for an Eye
6. Tear Your City Down
7. Caveman
8. Wrecking Crew
9. Miss Summertime
10. Bad Bones
11. Klondike

Band:

Erik Martensson - guitars, bass, programming, keys, backing vocals
Victor Cito Borge - bass
Jon Pettersen - guitars
Lasse Finbrathen - keyboards
Age Sten Nilsen - lead and backing vocals
Magnus Ulfstedt - drums

Retorno de esta banda creada en 2014 por los compositores Age Sten Nilsen (ex vocalista de WIG WAM) y el multitalentoso Erik Mårtensson (Eclipse, W.E.T., Nordic Union) y que tras su album de 2015 retornan a la senda musical con este larga duración en donde esperamos nos ofrezcan algo tan fresco y refrescante como su debut. Este album se comenzó a gestar a principios de 2017 con el tema que aquí se incluye, llamado “Wrecking crew” que les dio la oportunidad de llegar a la final de Eurovisión en Noruega.

La verdad es que su debut me gustó mucho y tengo especial interés en ver cómo afrontan el difícil reto que supone mantener las expectativas que marcaron entonces y ver si las habrán asentado para consolidarse en uno de los puestos privilegiados del panorama musical dentro de este estilo que nos hace disfrutar y pasar ratos agradables.

Abren con “Time” dejando a las claras que lo que prima es la diversión y el pasárselo bien sin importarles lo que la gente opine. Siguen con ese rock n´roll en el que la batería y la guitarra destacan sobremanera junto a la peculiar voz de Age Sten, formando una combinación peculiar pero agradable, ello unido a una canción que tiene una melodía que te atrapa hace que destaque y te apetezca volver a tomar una copa de este refresco chispeante.

Como segundo corte nos regalan el single “Freedom finder” que, para mi gusto, es pura energía a pesar de que hay algunos pasajes que la debilitan como es la entrada al estribillo donde denota un cierto aire machacón con la batería sin hacer que nos entusiasmemos por ella aunque mejora en la parte posterior. Aún así yo no la hubiera puesto como primer single aunque los vericuetos de los productores y el sello musical es indescifrable muchas veces para mi escaso intelecto.

Ponedme otro ponche con cola que la fiesta continúa con “Virtual reality boy” y mis pies no dejan de dar contra la fría baldosa sobre la que se asientan a medida que los acordes de cada nota sacude mi cabeza y me permite evadirme de circunstancias desagradables que acucian mi mente últimamente. Este es un disco que necesito actualmente ya que es directo y no hace que me tenga que complicar buscando sentido y desgranando elementos que lo adornan ya que aquí se presentan pero en menor medida y para muestra esta canción directa y con un solo “impresionante” que diría el torero ese y que no debéis perderos.

Pero como muchas veces ocurre llega un momento donde todo decae y no te llena. Eso me sucede con “Guns ho (I told you so)” que es demasiado “plana” para mi gusto y muy atropellada sin dejar que encuentre un punto donde echar el ancla y desde donde poder dilucidar si el rumbo es el correcto o no; es un tema demasiado soluble que no deja poso en el fondo del vaso.

El maideniano inicio de “Eye for an eye” me despierta y me pone alerta en un tema que sin la fuerza e intensidad que los anteriores me parece muy interesante la cadencia que posee y los “arreglillos” que se le han metido y que desata mi curiosidad ante algo distinto. Es un tema bastante tranquilo pero con muy buen gusto y que te hace variar tus pensamientos un poco respecto a lo que te venían ofreciendo.

Con ramalazos a los Cult entro de cabeza a “Tear your down city” para que me enganchen de los pelos una vez más y me insten a que preste atención a otro tema con otro gran estribillo y melodía pero más trabajado que los anteriores y es que parece que al principio les hubieran dado una piedra cuadrada y a medida que el disco avanza la van puliendo y dando forma a una preciosa escultura.

Y vuelta al sonido de mis queridos Wig Wam con el desarrollo de “Caveman” sin más complicaciones que intentar adornar un tema bastante sencillote con algún diseño que mejore un poco el cuadro para que aumente su valor pero sin ser un Goya ni nada que se le parezca o se le acerque. Tema directo que acaba con la misma rapidez que empieza, es como ver pasar un Ferrari a máxima velocidad.

Y llegamos al tema eurovisivo “Wrecking crew” que me vais a perdonar pero tampoco es que pinte nada en esa competición (bueno realmente tras ver que gana Lordi poco más debo de añadir) y es que os compro que es muy fiestero pero hay mejores en este disco que podrían optar a intentar alzarse con el galardón mejor que éste. 

El momento balada acude con “Miss summertime”, un tema para que Age se luzca vocalmente y nos intente endulzar un poco la mente con ese sonido tan empalagoso y que en cierta manera parece cómo si lo hubieran grabado en una de esas sesiones que hacen mientras están ensayando temas del nuevo disco o buscando acordes ante futuras canciones. Sin más que ofrecer que una gota almibarada al disco.

El tercio cambia con “Bad bones” en donde regresan a ese sonido macarrilla y apresurado con el fin de llegar rápidamente al súmmum saltándose las etapas preliminares. Es otro de los temas que hará la delicia del concierto al cual esperamos poder asistir en la gira que ahora inician y que pasará por nuestra ciudad a lo largo del año que acabamos de comenzar.

Cerramos con “Klondike” que es otra rareza dentro de este entramado a veces tan claro y directo y otras tan abstracto y enrevesado pero que tiene su belleza si le metes vueltas a los temas y acabas encontrándoles algo de jugo incluso a este con ese cierre medio gospeliano y guitarrero; menuda mezcla de estilos.

En resumen; un disco bastante aceptable que gustará a aquellos que tengamos esas ganas de escuchar un disco directo y rápido pero que enseguida nos olvidaremos de él y es que la fecha de salida tan temprana le va a perjudicar a la hora de intentar quedar retenido en nuestra mente. Aún así debéis darle una escucha para disfrutar de esos sonidos de guitarra tan buenos que tiene.

Recommended

            
Redactor: Manuel García

Image and video hosting by TinyPic

viernes, 22 de diciembre de 2017

THE BEST OF 2017




Como todos los años, os ofrecemos nuestra especial visión de esta fantástico 2017. Ha sido un año espectacular en todos los sentidos en el que hemos sentido todo vuestro cariño hacia este blog y sobre todo hacia el programa de radio donde hemos experimentado un considerable aumento en la audiencia. Nos hace muy felices el poder compartir con todos vosotros las listas que hemos elaborado tanto Juan Antonio, como Manuel como yo por supuesto. Espero que os ayude a elaborar vuestra lista a los Reyes Magos, 












Image and video hosting by TinyPic

martes, 12 de diciembre de 2017

MAGNUM “LOST ON THE ROAD TO ETERNITY” SPV 2018 Review




Steamhammer / SPV 19 Enero de 2018
Genre: Melodic Rock

Track list:

1. Peaches and Cream 4:54
2. Show Me Your Hands 5:45
3. Storm Baby 6:13
4. Welcome to the Cosmic Cabaret 8:08
5. Lost on the Road to Eternity 5:54
6. Without Love 5:55
7. Tell Me What You've Got to Say 6:27
8. Ya Wanna Be Someone 5:56
9. Forbidden Masquerade 5:02
10.Glory to Ashes 5:35
11. King of the World 7:04


Band:

Tony Clarkin - guitars
Bob Catley - vocals
Rick Benton - keyboards
Al Barrow - bass
Lee Morris – drums

“In the deepest of the forest one music light guides you to this Magnum´s fantastic world”


Los viejos dinosaurios renacen de sus cenizas cual Ave Fénix para traernos el vigésimo álbum de estudio con el dueto Clarkin/Catley en plenitud creativa, una vez más, con la esperanza de no defraudar a su masa de fans incondicionales que han alabado cada uno de sus lanzamientos. De nuevo mi vista se va a la portada que es marca de la casa, a cargo de Rodney Matthews, donde multitud de detalles fantasiosos la pueblan y nos hace intentar profundizar en ella antes de poner el disco en nuestro reproductor. Es como ese cuadro que no paras de admirar una y otra vez con la esperanza de obtener alguna pista secreta con la que iniciar una nueva aventura.

Para este disco cuentan con dos novedades en su alineación como son el Batería Lee Morris (reemplazo de Harry James debido a la escasez de tiempo con sus otras bandas: Thunder y Snakecharmer) y Al Barrow al bajo (sustituto de Mark Stanway), que intentarán dejar el legado de sus anteriores miembros a una altura al menos parecida, cosa que es difícil de conseguir pero veremos si lo logran. Además tienen el añadido de introducir arreglos a cargo de la orquesta Wolf Kerschek.

No os aburro más y entramos de lleno con “Peaches and cream” que es ese postre delicioso que echarnos a la boca tras una buena comida para sentirnos saciados del todo y llegar al placer absoluto para nuestro paladar. Es de esas canciones enérgicas típicas de Magnum que nunca nos defrauda y nos da un plus de motivación para continuar el día con energía. Clarkin agita su varita en forma de guitarra y como buen alquimista transforma las notas en oro de una pureza absoluta el cual sirve para sostener el tema y permitor que catley le añada ese plus de sentimiento que consigue pulirlo y darle brillo a semejante metal precioso. 

Ese aire más sosegado y armonioso con ciertas partes más para deleite de los instrumentistas se consigue en “Show me your hands” que es mucho más lineal en su desarrollo hasta llegar al sólo dónde sucede lo que os explico antes y quizás sea lo más destacado del tema desde mi punto de vista ya que recurren a repetir el título en multitud de ocasiones y ello hace que el tema entre en una espiral como un dejá vu que no nos deja avanzar.

Con “Storm baby” logran ese contrapunto entre un tema baladístico y un medio tiempo en donde se deja a catley que muestre toda la amalgama de tonos con su particular voz hasta que Catley se hace notar y requiere su parte de protagonismo, logrando que ese particular dúo de egos se solapen y doten al tema de mucha profundidad con un acompañamiento de teclados perfecto y bien ensamblado lo que potencia el tema y le da una pomposidad añadida. 

Con el particular título de “Welcome to the cosmic cabaret” y un sobredimensionado minutaje nos adentramos en una fantasía musical a la que hay que prestar una inusitada atención y volver a escucharla varias veces si uno quiere sentirse protagonista de esta fábula ya que el bosque es tan espeso que no vale observarlo desde el aire sino que requiere adentrarse en él para ver cómo cada árbol se enraiza con su adyacente formando un uno o como su copa permite dejar pasar los rayos de sol con una inclinación tal que hace que la fotosíntesis tenga lugar de un modo precioso y nos haga descubrir lo que la naturaleza nos ha brindado pero que no tenemos la ocasión de admirar al vivir cegados en nuestro día a día. Es una canción de sensaciones (como dice el anuncio de suavizantes) dónde cerramos los ojos y nos transportamos al Edén.

Continuamos con la canción que da título al disco “Lost on the road to eternity” que se abre de forma espectacular como un girasol en verano al notar los rayos de sol sobre su vaina y deja que sus pipas maduren mecidas por esa brisa mañanera que le llega al despertar. Aquí la particularidad se demuestra con el dúo de voces Catley/Sammet al cual incluyen quizás como agradecimiento de Catley a ser incluido en muchos de los lanzamientos de la banda de Sammet: Avantasia junto a numerosas figuras destacadas del panorama musical.

El single “Without love” nos adentra en el universo de los versos hechos con elegancia en un estribillo demoledor que nos eriza el vello y nos hace palidecer recordando esos malos momentos con nuestra pareja y lo mal que lo pasamos en esa época en la cual todo eran sombras y un destino errático, entrando en un círculo al cual no veíamos la salida. Muy buen single como reclamo que destaca sobremanera por una perfecta conjunción de melodía y finura en su ejecución.

Teclados en plenitud para recibir “Tell me what you´ve got to say” y esa fantástica guitarra de Clarkin induciéndote a que estés atento para ver lo que va a llegar, como un estallido, a tus oidos. Es una canción muy fiestera con total protagonismo de Rick y sus fantásticos teclados inundando el tema y dejando a Clarkin que se explaye con un gran sólo también. Buen tema.

“Ya wanna be somebody” me vuelve a hacer mover las piernas a un ritmo endiablado que consiguen con el Yeah-yeah (me recuerda a Massiel salvando las distancias claro está, jejeje). Es un tema más de disfrute que de intentar buscarle las vueltas con un poderoso sólo que suele alargar el minutaje de todos los temas como aquí sucede y que además es ideal para el directo y así hacer colaborar al público que asista a él.

Nueva “rareza” con “Forbidden masquerade” el cual no consigue atraparme entre sus tentáculos del todo y es que está bien el desarrollo de este medio tiempo pero no me acaba de cuadrar el modo en que quiere hacerme que note algún tipo de sensación placentera y se queda en algo efímero que fácilmente se borra de mi memoria como un recuerdo a corto plazo. No me ha acabado de cuadrar.

La fábula continúa con un nuevo capítulo llamado “Glory to ashes” que narra una aventura en la voz de Catley ideal para contar a tu hijo antes de irse a dormir. Muchas veces me pregunto por qué no haraán una edición con un libro en el que se narre todo lo que nos hacen llegar en forma de música ya que sería un acompañamiento ideal para todo lo que escuchamos. 

Cierran esta epopeya musical con “King of the world”, otro tema extenso que es la cumbre a tan magnánima obra y que como su título nos aventura es el final perfecto a este larga duración. En modo historia, como todo el disco, nos vuelve a hacer disfrutar de la magia de Clarkin con su guitarra y nos edulcora Catley con su voz. Poco más hay que decir para aquellos que hemos seguido a esta banda desde hace mucho tiempo y disfrutamos con cada una de sus obras que pueblan nuestra discografía cómo debe de ser.

Además se incluye un segundo cd con 4 temas en vivo grabados en su actuación en el festival veraniego Leyendas del Rock en nuestro país lo que debería hacernos sentir orgullosos de que se fijen en nuestra gran tierra, a la que adoran, a la hora de incluir esos bonus en sus ediciones.

En resumen un disco que no defraudará a los seguidores de Magnum ya que sigue la senda de sus anteriores lanzamientos añadiéndo un poquito más de elementos atmosféricos que le dan ese atractivo y que puede potenciar el que alguien que no los haya seguido los descubra y se una a su amplia legión de fans. Con ganas de verlos en Abril en nuestro país y ver cómo lo defienden en vivo que es dónde se demuestra la grandeza de las bandas.


Hightly Recommended.

Redactor: Manuel García




Image and video hosting by TinyPic

martes, 5 de diciembre de 2017

IN-SIDE - "OUT-SIDE" Andromeda Relix 2017 Review




Genre: AOR
Out: December 2017
Label:  Andromeda Relix

Tracks

01 - IN-SIDE - The Gate (02:03) 
02 - IN-SIDE - The Signs Of Time (04:36) 
03 - IN-SIDE - The Running Man (04:42) 
04 - IN-SIDE - Block 4 (The Russian Woodpecker) (05:56)
05 - IN-SIDE - I'm Not A Machine (05:25) 
06 - IN-SIDE - Break Down (06:35) 
07 - IN-SIDE - Lie To Me (04:31) 

Total Running Time: 33:48 

Band
Saal Richmond (real name, Salvatore Giacomantonio), keyboardist and composer, 
Dave Grandieri (keyboards and choirs), 
Beppe Jago Careddu (vocals), 
Cloud  Beneventi (guitars), 
PJ Philip (real name, Giuseppe  Sanfilippo: bass guitar and choirs), 
Marzio Francone (drums, sound engineer). 

Aditional Musicians

Luca Betti (guitars), 
Abramo De Cillis (guitars), 
Aldo Garrone (vocals). 

Algo está pasando en Italia. Algo grande ha nacido en este hermoso país. Es algo increíble que desde Italia nos estén llegando discos que hoy por hoy son de lo mejor que se publica últimamente. Si estamos disfrutando del nuevo trabajo de Raintimes ahora nos llega este nuevo proyecto titulado In-Side en una onda que hacía mucho que no disfrutaba tanto. Si os digo que suena a Outside Edge con los teclados tan maravillosos que os harán recordar grandes momentos del pasado pensareis que estoy totalmente loco pero no es así, menudo trabajo hay en este material.

Es de aplaudir que desde nuestro pais casi vecino se esté apostando tan firmemente por este estilo musical que tantas alegrías nos dio en el pasado y donde de vez en cuando volvemos a disfrutar de manera tan sobresaliente como lo he hecho escuchando este disco.

Reza en su promo que el sonido que vamos a encontrar es semejante a bandas míticas como Alan Parsons Project, Toto, Work Of Art, Europe, Fortune. Para nada van desencaminadas esas palabras. El estilo que nos presenta es cuanto menos sorprendente por su cuidada puesta en escena. Unos sintetizadores que resaltan un resultado más que notable.

 
Hasta la foto promocional del disco te hace retroceder sin remedio a los años dorados del AOR.  Por no hablar de una portada que incrementa el valor del resultado final. Si este mundo fuese, este disco debería aparecer en las listas de cualquier buen seguidor del AOR clásico pero mucho me temo que su corta duración y las fechas en las que nos ha llegado le penalizarán. Aún así, ojo, que nadie lo deje escapar porque dentro de unos años, más de uno lo buscará sin suerte en las tiendas como algo increíble que pasó desapercibido.

Espero que no sea el caso y que les lluevan grandes reseñas porque se las merecen. Aluciante el trabajo de los dos teclistas del grupo que consiguen hacernos disfrutar en cada tema de un trabajo descomunal .

Que nadie deje pasar  2017 sin dar una escucha es este gran lanzamiento.

Recomendado
Recommended.

Image and video hosting by TinyPic

William Sikström " Running out of time" 2017 Review



Out: Now ( December 2017)
Genre : Westcoast
Label: Autoproducido.

Tracks

It´s not my Style
This Time
Ends With you and Me
Running out of time
Better To Love
Shoot the Moon
Never Too Late
You Will never know
I won´t Stop

Band

William Sikström - Drum programming/ all instruments/ vocals
Guitar Solo Track 6 = Victor Brannstrom
Rakel Sikström  track 5
Adrain Emilsson-Track 6
Henrik Hansson-- track 7


Ya captó toda nuestra atención en su anterior trabajo publicado en 2015 aunque su estilo quizás era algo más inaccesible que este nuevo lanzamiento donde las melodías se dejan querer desde la primera nota instrumental. Se que la parcela del West no es mi fuerte y tampoco me voy a meter en charcos donde mis conocimientos se limitan solo a algunos discos que tengo guardados como verdaderos tesoros en mi amplia colección. 

El Westcoast es un estilo bastante cercano al Pop convencional con ciertos toques fusión con de otros estilos tan conocidos como el soul, jazz o los ritmos latinos.  Dentro de este estilo uno puede navegar con tranquilidad ya que habitualmente lo que uno encuentra radia calidad. Eso si, muchos amantes del AOR/ Melodic Rock ven como tabú este tipo de sonidos al dejar el sonido de guitarras y teclados muy alejados del protagonismo que en otros estilos poseen.

Aún así, y mira que soy un amante de las guitarras y teclados de los años 80 este disco me ha llegado fácilmente al interior y ha conseguido arrancarme unas cuantas lineas que le dedico desde el máximo respeto a este increíble músico que demuestra a pasos agigantados que se convertirá en un profesor en la materia.



Desde la primera canción hasta el cierre de este corto pero intenso CD uno encuentra reposo, sosiego y paz. Además de una calidad increíble conseguida a través de una muy cuidada producción que permite al oyente disfrutar de todos los instrumentos que intervienen en la elaboración de cada nota. Es increíble lo que uno puede descubrir prestando atención a cada segundo de este lanzamiento.

Uno quizás está mal acostumbrado a escuchar todos los instrumentos mal mezclados en algunos lanzamientos AOR que cuando se para a disfrutar de esta maravilla uno vuelve a hacer las paces con la música y saborea de manera sublime cada nota, cada instante que te ofrece un disco con nueve maravillosos temas.

Que nadie se asuste, tomaros un café mientras vuestra cadena musical hace el resto. Solo necesitáis una actitud positiva para poder llegar a disfrutar de tanta belleza, de tanta calidad. No será tiempo perdido, será un tiempo de reflexión donde podréis encontrar quizás ese momento de paz que en algún momento de nuestro día a día necesitamos.

Agradecer enormemente a William tanta magia transmitida a través de sus 9 temas, por dejarnos disfrutar de cada nota, de ofrecernos esa producción tan cristalina que nos ayuda a disfrutar de todos y cada uno de los instrumentos que hacen crecer y crecer un disco que dará que hablar.

Un disco sublime.

Muy Recomendado
Highly Recommended



Image and video hosting by TinyPic

domingo, 3 de diciembre de 2017

P.A.L. “PRIME” AOR HEAVEN 2018 REVIEW






AOR Heaven 26 Enero 2018
Gener: Melodic Rock

Track list:

1. Heads Or Tails

2. Carry On

3. Hiding Away From Love

4. Double Nature

5. Wildfire

6. What We’ve Could Have Been

7. Nowhere Left To Go

8. River Runs Dry

9. Older And Wiser

10. Leaving This Town

11. One Step Away

Band:

Roger Ljunggren – Guitar
Peter Andersson – Bass
Peo Pettersson – Vocals / Keyboard
Mauritz Petersson – Drums


“A piece of melodicrock destacable and well done”



Como esos anuncios en estas fechas en los que nos abruman con regalos navideños que poder recibir, así me tomo la llegada de nuevos presentes al mail en formato musical que es lo que nos interesa en nuestro caso y de lo que solemos intentar desgranar en el blog de AORLAND.

Hoy se nos presenta un nuevo proyecto entre 3 amigos (Pettersson, Andersson y Ljungrgren) que ya hicieron sus pinitos allá por 1987 y que se reencuentran en la actualidad para grabar este disco en donde Roger se ha encargado de escribir la partitura musical y grabar las guitarras, Peter de tocar el bajo y Peo del tema vocal; amén de contratar a Mauritz Petersson para grabar la batería.

De ellos quizás el más conocido sea Peo que editó un fantástico álbum allá por 1995 que caló hondo en la parroquia melódica pero que no se vio refrendado en su último trabajo editado el año pasado.

Nos disponemos a ponernos nuestro desayuno mediterráneo para comenzar a degustar “Heads or tails” que marca el comienzo de esta aventura musical en donde la batería me sacude de inicio al igual que esa guitarra que lleva el peso del tema jugando con esa voz característica del terreno melódico que dulce y clara nos suaviza el paladar y evita esa carraspera mañanera tan habitual. Fantástico inicio con un tema que vocalmente es estupendo con una modulación a su antojo y unos arreglos muy buenos, unido a una impecable instrumentación hace que el inicio de la mañana no pueda ser mejor.

Pero llega “Carry on” y un trozo de tostada se me desliza por el lado que no es y comienzo a toser. Esto no es lo que esperaba tras ese inicio y es que es un tema directo en donde no ha lugar florituras. Es casi como una declaración de intenciones que da un general a su ejército antes de iniciar una cruenta batalla en donde sólo ha lugar a asentimientos y ningún reproche. Le falta algo de “pomposidad” para mi gusto ya que la dirección que han marcado era otra y hemos llegado a un ceda el paso que nos ha hecho frenar nuestra marcha.

Y Def Leppard hace su acto de presencia en el inicio y en ciertas partes de “Hiding away from love” rememorando que tiempos pasados siempre fueron mejores y son base de inspiración para las nuevas bandas. Con coros perfectamente perpetrados y ejecutados y una base instrumental, de nuevo, muy elaborada hace que confluyan para lograr un tema destacado por lo menos en mi particular biblioteca musical.

“Double trouble” es la siguiente del listado en donde la vena melancólica aparece para disponernos a sentarnos y degustar un buen zumo natural hecho con las mejores naranjas de nuestro país al que añadimos un par de cucharadas de azúcar que dulcifiquen nuestro paladar y abran nuestros sentidos a poder disfrutar de este medio tiempo que sube de nivel a la altura del estribillo aunque con la tara de los coros que aquí no me hacen entusiasmarme ya que no cuadra la entonación que ofrecen.

En su polo opuesto está “Wildfire” en donde los coros están a un nivel superlativo y con esa voz a lo Stan Bush hace que destaque sobremanera además de lograr que la canción presente un empaque encantador y la energía necesaria y requerida en su justa medida. Quizás de los más destacados hasta el momento.

“What we´ve could have been” es la balada resultona de cada disco que sin aportar nada más queda bien y logra dar ese efecto romántico al conjunto para deleite, nuevamente, de la parroquia más sensible a los que van dirigidos esta clase de temas.

Regresamos a la senda anterior con “Nowhere left to go” en la que noto una pequeña pérdida de profundidad en la instrumentación (sobre todo en la batería), quizás sea más sensación mía que la realidad, aunque paliada por esa gran guitarra dando clase a cada nota y con esos descomunales coros que esta vez pasan de sombrear a la voz para darle réplica y así terminar por introducirse de todo en el tema para poder gozar a lo grande. Otro de los grandes temas.

Y si queréis ver retazos de épocas anteriores no dejéis pasar “River runs dry” que tiene esa esencia a prendas sacadas del armario con olor a naftalina que impregnan todo su tejido y producen esa sensación agridulce a nuestro olfato. Un tema muy bien desarrollado pero le falta un punch con el que llegar a destacar y poner ese punto sobre la í que estábamos buscando.

“Older and wiser” es un tema algo escabroso y me explico, desde su comienzo instrumental a lo Maiden (sin coros eso sí) no me ha acabado de cuajar por más vueltas que le daba y ello hace que por más que iba tirando del hilo no encontraba el fin al que pretendían que llegara y ello me ha hecho desistir y dar el tema por finalizado para mí sin sacarle nada en claro y menos de provecho por lo que figura entre mis denostados.

Seguimos con “Leaving this town” que es más agradable de escuchar y algo más decente que la anterior, pudiendo sacar más cosas en claro y positivas lo cual marca una mejor tendencia y eso que la voz sube tonos respecto al resto del disco pero lo hace sin ser estridente ni irse de tono por lo que es otra faceta a destacar del disco, la plurivalencia de sus artistas.

El cierre lo marca “One step away” con lo que van a lo seguro en un medio tiempo encantador que sin arriesgar es de la vieja escuela y ello supone que siempre va a gustar a cualquiera de los que nos preciamos de intentar escuchar buena música, melódica y que aporte algo a nuestras insignificantes vidas.

En resumen, un disco que sin aportar nada nuevo al panorama musical (y van ya…) sí que por lo menos se deja escuchar y es de una calidad inexorable así que de vosotros depende que pase al mayor de los ostracismos o forme parte de vuestra colección como seguramente hará en la mía.


Hightly recommended.
Autor: Manuel García

Image and video hosting by TinyPic

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Blood Red Saints - Love Hate Conspiracies AOR HEAVEN 2018 Review



Release 26/01/2018
Genre: Melodic Rock


Track list:

1. Another Freak, 
2. Live & Die, 
3. Wake Up, 
4. Exit Wounds, 
5. Something In Your Kiss, 
6. Love Hate Conspiracies, 
7. Arms Wide Open, 
8. It Is Over,  ( Paul Laine)
9. Sometimes, 
10. Rise Again, 
11. Turn On The Night  (Steve Brown) 

Band

Pete Godfrey Vocals
Rob Naylor (bass)
 Lee Revill (guitars). 
Neil Hibbs (formerly of Arkhams Razor, Shy)  guitars
Andy Chemney (drums) 


Bueno, ya tenemos el segundo trabajo de esta formación que nació como un spin-off the Angels or Kings y que tan buena impresión nos causó con su primer lanzamiento titulado  Speedway. Dos años más tarde nos vuelven a deleitar con un buen puñado de temas melódicos y a la vez contundentes donde las guitarras se vuelven más protagonistas que en su albúm debut. 

Cuenta además con las colaboraciones de Paul Laine y Steve Brown en la composición de algunos temas ( indicados en el listado).  Aunque las guitarras cobran más protagonismo que en su primer lanzamiento las melodías siguen intactas lo que agradecerán sus fans más melódicos. Que nadie se asuste con los dos temas con los que abren el disco, dos buenos hits mucho más duros de los que nos tenían acostumbrados. Aún así, como indicaba en lineas anteriores, las melodías siguen intactas.

Igual que sucediese en su debut, contiene algunos medios tiempos dignos de alabar y que demuestran una vez más que tienen una gran facilidad para ofrecer momentos mágicos dentro de un disco bastante bien estructurado musicalmente hablando.



Lo bueno no se hace esperar, atentos al hit Wake Up donde nos ofrecen momentos verdaderamente notables de buenas melodías y coros. Muy en la onda de su primer disco. Sin duda será uno de los temas más demandados por los oyentes de todas las radios del momento. Una verdadera gozada poder escuchar tanto el trabajo vocal como las guitarras introducidas en este maravillo corte.

Blood Red Saints representa todo los que una banda de UK suele ofrecer. Son bandas que ofrecen discos más que notables con un trabajo vocal impresionante y donde los detalles son cuidados hasta el más mínimo detalle. Son calidad en su máxima expresión. Temas tan mágicos como Exit Wounds, solo podría ser interpretado por una banda de su calidad. Un medio tiempo para enmarcar.

Lo bueno que tienen las bandas inglesas es que saben como enganchar a su audiencia tanto con temas rockeros como en medios tiempos. Quizás Blood Red Saints se desenvuelvan mucho mejor en los medios tiempos y en las baladas pero está claro que cuando quieren dar caña, saben como ofrecerla.  Un ejemplo lo tenemos en Something In Your Kiss donde en sonido FM está bastante presente.

Curioso el tema que da título a este lanzamiento, Love Hate Conspiracies , muy a lo Def Leppard y con un toque moderno que desemboca en un estribillo extra comercial.  Os sorprenderá por su originalidad.

Atentos a Arms Wide Open,, balada por excelencia donde el piano toma las riendas de unas melodías infinitas que describen a la perfección el buen hacer de Blood Red Saints. Apasionante.  Uno de esos temas que no dejan a nadie indiferente. Tema que va creciendo hasta hacerse muy pero que muy grande. De los mejores temas del disco.

Como he comentado, Paul Laine colabora en el tema It Is Over como compositor y como co-vocalista, con el que sitúa a la banda en una linea paralela a Danger Danger con un tema muy en la onda de los americanos.  Muy potente pero comercial al mismo tiempo.

Sometimes no hace más que incrementar nuestra sensación de confort con un disco que a medida que llega a su final va ofreciendo su mejor cara sin desmerecer en ningún momento su primera parte por supuesto. Otro tema para valorar el gran trabajo que nos han entregado esta fantástica formación.

Ahora parecido sucede con Turn On The Night  con el que cierran el disco. Muy en la onda de Trixter por lo que nada os sorprenderá.,

Blood Red Saints han vuelto y lo hacen con mucha fuerza.  Las guitarras toman el control para ofrecer quizás un lado mucho más rockero que lo ofrecido en su debut pero donde las melodías no han decaído para nada, es más, me atrevería a decir que se han vuelto algo más comerciales. 

Un disco muy recomendado donde encontrareis motivos más que suficientes para estar ilusionados de cara a un 2018 que se presenta apasionante.

Highly Recommended

Redactor: Antonio AORLAND











Image and video hosting by TinyPic